Consejos publicitarios

En venta el Castillo de Drácula

Rate this item
(0 votes)

La familia de los Habsburgo-Lorena decidió vender, siete meses después de haberlo recuperado, el castillo rumano de Bran, edificio medieval conocido como una de las residencias del príncipe Vlad el Empalador (s.XV), que inspiró las leyendas sobre el vampiro Drácula.

El castillo, que alberga un museo de arte medieval, fue devuelto el pasado mes de junio a los herederos de la princesa Ileana de Rumanía, casada con el archiduque Antón de Habsburgo. La fortaleza, situada cerca de Brasov, en el centro de Rumanía, fue construida por los caballeros de la Orden Teutónica a principios del siglo XIII y sirvió durante la Edad Media a la defensa de la ruta comercial que comunicaba Valaquia con Transilvania. El príncipe Vlad el Empalador utilizó esta fortaleza para fines militares varias veces durante su reinado. Los colonos alemanes de Brasov, que compraron el castillo a fines del siglo XV, lo regalaron en 1918 a la reina María de Rumanía, que lo convirtió en residencia estival de la familia real y lo dejó en herencia a su hija Ileana.
En setiembre pasado, el príncipe Carlos adquirió una casa de campo muy cerca del castillo de Bran, en la localidad de Viscri, al sur de Transilvania, Rumania. Su objetivo es restaurarla e incluirla en el circuito turístico.

Vlad Dracul o "El empalador".

El verdadero Drácula se llamaba Vlad Dracul y nació en Rumanía en 1428. Era hijo de Vlad Dracul (caballero de la orden del Dragón, 1431) y nieto de Mircea el Grande, soberano de Velaquia (1368-1418).

El príncipe Vlad Dracul llevó a cabo una serie de actos que, movidos por una extraña ideología, pasaron a la historia. Algunos veían a Drácula como un heróico defensor de los intereses de su país y del cristianismo (aspecto bastante curioso). El padre de Dracul, también llamado Vlad, se ganó a pulso el apodo de Dracul ("El diablo") debido a su afamada crueldad... Crueldad que posteriormente heredaría su predecesor, al igual que el apodo, aunque esta vez varía. Tepes fue llamado "Draculea" (la terminación "ulea" quiere decir en rumano "hijo de", por lo que su apodo era "hijo del diablo"), y también recibió el apodo de "Tepes" que en rumano significaba "empalador". Muy pronto conoceremos más sobre este aspecto...


Grabado sobre uno de los muchos empalamientos del príncipe Vlad.

La fecha exacta del nacimiento de Vlad Dracul se desconoce, aunque se estima que pudo ser allá por el 1428 en la ciudad de Sighisoara (en Transilvania y fundada en 1820).


Castillo de Bran (Rumanía).

Su padre residía en el castillo de Bran (aún conservado a día de hoy), y fue ejecutado posteriormente por Iancu de Hunedoara en 1447, lo que obligó a Vlad a ponerse del lado de los turcos (adversarios de Iancu) y subir al trono de Velaquia en septiembre de 1448.

Los sádicos métodos de "El empalador".

Vlad Dracul era y es para los rumanos un héroe, ya que les libró de los turcos, sus enemigos. Se asegura que en un solo día hizo empalar a 30.000 turcos.

En realidad Vlad nunca llegó a beber sangre ni a dormir en un ataúd, esas y otras cuestiones forman parte del agregado dramatizado, de la creacción de un mito.

Pero la novela de Bram Stoker sí que refleja en parte la crueldad de este personaje histórico. En fechas de la víspera de Pascua ,en la cual Vlad Dracul invitó a la asamblea de Boyardos, en el cénit de la fiesta, Vlad organizó el juego de las adivinanzas, formuló dos preguntas, la segunda fue si no les parecía que eran demasiado príncipes, la cual él mismo se respondió: "Es por culpa de vuestra infamia, que lo contamina todo", y el festín tuvo un final dramático: los hombres más fuertes o jóvenes fueron condenados a trabajos forzosos, mientras que los más ancianos, mujeres y niños fueron empalados. Todo el monte se cubrió de palos de madera ensangrentados, de desesperantes gritos de dolor, y de maldad en estado puro.


De nuevo, otro grabado muestra los empalamientos del príncipe Vlad.

Vlad Dracul realizaba auténticas matanzas, y después, llenaba sacos con algunos miembros de los soldados a los que mataba, y eran enviados al sultán, para que este viera de lo que era capaz él y su ejército.

En una ocasión un comerciante extranjero (conocedor del terror que Dracul sembraba en sus tierras) pasó la noche en un hotel de Tirgoviste, y dejó en la calle su carromato, donde guardó un saco con 167 monedas de oro. A la mañana siguiente, la bolsa de monedas había sido robada. El comerciante fue a pedir ayuda a Dracul, y este se la concedió. Anunció a todo el pueblo que o bien aparecía el ladrón de monedas, o a la mañana siguiente arrasaría la ciudad. Por supuesto el ladrón apareció y fue empalado. Pero Dracul puso a prueba la honestidad del comerciante, y e introdujo una moneda de más en la bolsa. El comerciante, al ver que había una moneda de más, se la tendió a Dracul, a lo que este respondió "Eso te ha salvado".

Otro suceso sangriento fue el que le sucedió a dos embajadores que fueron recibidos por Vlad en la sala central de su corte. Él les pidió que se quitaran los turbantes en señal de respeto, pero ellos respondieron que los turbantes eran un signo de religión y no iban a quitárselos... Vlad les respondió que si tan importante era para ellos el turbante, él los ayudaría a llevarlos siempre. Y mandó a sus soldados que taladraran las cabezas de aquellos embajadores. Los cuerpos inertes fueron enviados al sultán en los dominios de la Sublime Puerta.

Existen muchas historias sobre "El empalador", muchos documentos y legajos, leyendas y tradiciones... Parte del mito creado por Stoker era eso, mito; pero otra parte de él era pura realidad.

Las mejores castillos en España a la venta en www.luxuryproperties.es

Telf: (00 34) 931 129 128

The best selection of luxury homes for sale in Spain

Read 15318 times

El Estilo de Vida de los que saben Vivir

Consejos publicitarios
Consejos publicitarios

GASTRONOMÍA

VIAJES de LUJO

CRUCEROS

MODA y ESTILO

BELLEZA y SALUD

Who's Online

We have 443 guests and no members online

Estadísticas

Articles View Hits
93783
Consejos publicitarios