Consejos publicitarios

BMW M4 COUPÉ, desafiando al mundo entero

Rate this item
(2 votes)
BMW M4 COUPÉ BMW M4 COUPÉ Fotografia: www.luxury360.es

El BMW M4 es uno de aquellos coches, de los que teniendo una cuenta bancaria holgada, y un garaje en el que meter tus diez coches ideales, este sin duda, ocuparía una de esas plazas. Estamos ante el que podría ser uno de los mejores coupé de la historia del mundo del automóvil, y a lo largo de la prueba os explicaremos el porqué. Hasta ahora, y de todos los coches que por segmento se asemejan al M4 pensábamos, o personalmente pensaba que uno de sus más directos rivales, que también es alemán, era el coupé perfecto, pero después de poner a prueba a este otro germano, tendría serias dudas a la hora de quedarme uno de los dos. 

{yoogallery src=[/media/k2/galleries/8620] width=[100]}

La plataforma utilizada para la construcción del M4 es la misma que para el M3, la diferencia es básicamente que este último dispone de 4 puertas y el M4 solo de dos. Personalmente, y habiendo probado ambos modelos, me decanto más por el estilismo del coupé.

Su aspecto es muy agresivo, lo mires por donde lo mires gracias a su anchura sobre todo y un frontal que parece estar enfadado, donde encontramos tres grandes entradas de aire, y unos faros de desafiante mirada, que son señas de identidad propias de este coche, así como la joroba del capó delantero, que es el sello delatador de que no estamos frente a un Serie 4 con el kit M.

BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

Sus medidas son perfectas, pues con 4,6 metros de largo, 1,87 metros de ancho y una altura de 1,38 metros, no solo garantizan un comportamiento extremadamente deportivo, sino que además, lo podrás hacer acompañado por los dos adultos que tienen cabida en sus plazas traseras. El maletero, cuya capacidad es de 445 litros nos permitirá realizar viajes con varias maletas.

No solo las medidas han sido acertadas, sino el peso del conjunto que gracias a la utilización de materiales como el carbono, o el PRFC (polímeros reforzados con fibra de carbono) o el aluminio dejan un peso en la báscula de 1.497 kg a todo el conjunto.

El color exterior Autin Gelb Metalizado de esta unidad, es un color muy especial, pero en combinación con el interior en cuero negro y las preciosas llantas de 19” M de radios dobles calzadas con neumáticos Michelin Pilot Super Sport en medidas 255/35 en el eje delantero y 275/35 para el tren trasero, tengo que reconocer que le da un toque muy racing a todo el conjunto.

BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

La vista lateral es simplemente preciosa, ya que sus dos grandes puertas, con respecto al M3 que dispone de 4, le confieren el toque de deportividad que se merece para dar una merecida línea de estilo coupé. Para culminar su diseño, la parte trasera es sin duda la que agrupa mayor potencial, ya que desde este se ve la perfecta anchura del coche, así como un paragolpes que agrupa los pilotos de nuevo diseño y en la parte más baja las 4 salidas de escape cromadas que son las trompetas que tan bien suenan cuando exprimes el motor al máximo.

El interior poco difiere de cualquier otro Serie 4, elementos como el volante M de tres radios, con el pespunte de las costuras en los colores Motorsport de BMW, y las inserciones de fibra de carbono, así como el selector del cambio, nos hacen ver que estamos ante una versión especialmente deportiva en la que la marca ha sabido conjugar perfectamente la calidad con la deportividad.

Asientos BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

Los asientos son quizás el mayor sello de identidad del M4, unos backets tapizados en piel con el logotipo M que se ilumina y que disponen de numerosos reglajes eléctricos dónde es muy fácil encontrar una buena posición de conducción, así como de calefacción.

Interior BMW M4 - Foto: www.luxury360.es


Tras el volante, encontramos las levas del cambio, que ofrecen buen tamaño, y las encuentras siempre, incluso cuando lo giramos para trazar curvas. Es multifunción, y dos de sus botones, llevan pre-programados a modo de atajo diferentes modos de conducción que son totalmente personalizables a través de la pantalla de la consola.

El cuadro de mandos, como en los últimos BMW, está presidido por dos grandes esferas, separadas por una pequeña pantalla multifunción. Bajo el tacómetro, el logo M nos recuerda en todo momento que llevamos entre manos, al igual que los indicadores que hay bajo el cuenta revoluciones.

La pantalla central es la misma que ya hemos podido ver en otros modelos de la marca, desde la que se maneja el sistema de sonido, el navegador, los sistemas Connected Drive o que ofrecen información deportiva, como el par motor o la potencia que estamos utilizando en todo momento.


Como no podía ser menos, y en aras de conformar a aquellos conductores más exigentes que quieran disfrutar del M4 en los circuitos, el departamento M de BMW ha desarrollado una aplicación denominada BMW M Laptimer con la que a través del móvil nos podemos conectar al coche para recibir datos de la telemetría, como la aceleración longitudinal y transversal del coche, las revoluciones o la marcha idónea a utilizar en cada tramo del circuito por el que pilotemos.

Si hay una zona del coche que merece una mención y una atención especial es la cónsola central, donde se agrupa la palanca de cambios, el mando iDrive y los botones mágicos, del Driving Experience Control, con los que es posible configurar el coche en modo Efficient, Sport y Sport Plus, aunque desde el volante multifunción con las teclas M1 y M2 (M Dynamic Mode) también es posible acceder a configuraciones personalizadas.

Nuestra unidad de pruebas, como la mayoría de coches de prensa, estaba equipada con un elenco de elementos que no solo sirven para poder sacar mejor partido dinámico al coche, sino también para mejoras en la seguridad, como el Driving assistant, con aviso de desvío de trayectoria, la detección de peatones o la advertencia de choque con frenado de emergencia para ciudad, algo que sin duda es muy útil si en algún momento nos despistamos en caravana.

Otros elementos que encontramos en nuestro M4, fueron el paquete de Servicios Connected Drive de BMW, el impresionante sistema de sonido Harman Kardon, que cuenta con 600 W y 16 altavoces repartidos por el habitáculo, así como el chasis adaptativo M o los faros LED autoadaptables o el Head Up Display que además cuenta con una función de información específica muy útil para circuito, en la que se ve proyectado un cuentarrevoluciones horizontal, la marcha que llevamos en ese momento y la velocidad, la verdad es que…. ¿se necesita algo más?

Dentro del equipamiento de serie, del que tenemos que decir es muy completo, encontramos elementos como el control de distancia de aparcamiento delantero y trasero, control de velocidad de crucero con función de frenado, control de estabilidad DSC con M Dynamic Mode (MDM), control de tracción DTC, diferencial activo y dirección asistida eléctrica variable M, control de frenada en curva entre otros destinados las mayoría a conseguir el comportamiento dinámico propio de un BMW M.

Motor BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

Bajo la protuberancia del capó delantero, encontramos al corazón del M4, el mismo propulsor que recibe su hermano pequeño, el M3, un bloque de 6 cilindros en línea, de tres litros de cilindrada sobre alimentado por dos turbos que rinde una potencia de 431 cv y que dispone una cifra de par de 550 Nm, disponibles entre las 1.800 y las 5.390 rpm. Este motor es muy elástico a la vez que contundente en lo que a demanda se refiere, pues gracias a su par, la potencia está disponible en casi todo su régimen de giro. El sonido de este motor, cuando pones el coche en marcha en frío, es más parecido al de un 8 cilindros, eso sí, cuando coge temperatura y lo estiras, ese sonido envuelve el interior del coche siendo música celestial para tus oídos, de la que no te cansas de oír repetidas veces la misma canción.

La caja de cambios puede ser manual, o bien la que nuestra unidad de pruebas el cambio automático de doble embrague M DKG Drivelogic de 7 marchas, cuyo funcionamiento es excepcional, ya que ofrece no solo unos cambios perfectos a una velocidad de vértigo, sino que gracias a su configuración, las reducciones son simplemente perfectas.

Reportaje BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

Dispone de launch control, con lo que fácil es acercarse a la cifra de aceleración que la marca anuncia de tan solo 4,1 segundos de 0 a 100 km/h. Una vez utilizas este sistema, es cuando te das cuenta del verdadero potencial de todo el conjunto, que literalmente, te deja pegado al asiento tras soltar el pedal del freno.

En aras de convertir al M4 en una berlina, eso sí, Premium, disponemos de dos modos de conducción aptos para ciudad, o para viajar, como lo son el Comfort y el Efficient. En ambos casos, la comodidad que ofrece cuando lo conduces es muy similar a la de cualquier otro serie 4.

Entrados en la prueba del coche, y teniendo como compañera de viaje a su prima, la BMW S1000RR, disfrutamos muchísimo con el M4, sobre todo por las dos carreteras de curvas que escogimos para el desarrollo de la misma.

Con el modo sport activado, este coche, pasa de ser una berlina, a ser un poderoso deportivo que parece estar guiado por railes, donde el aplomo es sin duda su mejor aliado. La dirección es precisa y guía el morro con una precisión a la hora de entrar en las curvas que se traduce en unos giros perfectos. La suspensión es realmente dura, pero creemos que para un coche así no podía ser de otra manera, sobre todo si lo que quieres es disfrutar de todo su potencial.

Tras el volante, es muy fácil confiarse con el M4, pues todo lo que le pides lo hace, y además a la perfección, eso sí, jamás, nunca, tienes que olvidar lo que llevas entre manos, y si lo haces, ya sabes a lo que te atienes. Por aquello de experimentar, en un tramo de la carretera, decidimos conducir sin ayudas electrónicas algunas, y os aseguramos, que es entonces, cuando ves la grandeza que una marca ha sabido transmitir a través del que sería la quinta generación del M3 y porque es uno de los mejores deportivos del mundo.

BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

Los frenos, que en esta unidad eran carbocerámicos, dan rienda suelta a todo su potencial, una vez cogen la temperatura ideal y decides presionar el pedal hasta el fondo. Tienen un buen tacto, y detienen a todo el conjunto de forma inmediata, llegando a ser totalmente incombustibles.

Hablando en términos despectivos, podríamos decir que el BMW M4, es un “sobrado”, por muchas razones, que le permiten alardear de lo que realmente es y como ya hemos mencionado durante nuestra prueba, una de las mejores berlinas deportivas del mundo, cuya trayectoria, desde que apareciera por primera vez el modelo E30 (M3•) en el año 1986 y hasta el día de hoy.

BMW M4 - Foto: www.luxury360.es

No puedo más que decir, que me rindo a pleitesía de esta máquina, porque no tiene nombre mejor ni más descriptivo. Ahora, toca pensar que diré de su hermano mellizo, el BMW M3, que también hemos tenido ocasión de probar, y de hacer con él una exclusiva prueba de drift, pero eso es, otra historia que contar.

Escrito por, Miguel Angel Solá

AGRADECIMIENTOS

  • BMW España – @BMWEspana
  • BMW Group Prensa - @BMWGroupPrensa
  • Fotografías: Javier Lorite |@JaviLuxuryPhoto | www.javierlorite.com y Miguel Angel Solá | @luxurynewsspain
Read 1414 times

El Estilo de Vida de los que saben Vivir

Consejos publicitarios
Consejos publicitarios

GASTRONOMÍA

VIAJES de LUJO

CRUCEROS

MODA y ESTILO

BELLEZA y SALUD

Who's Online

We have 698 guests and no members online

Estadísticas

Articles View Hits
459520
Consejos publicitarios