Bentley Bentayga Diesel, 436 CV de puro lujo

Califica este tema
(1 voto)

Bentley se ha convertido desde sus inicios, en una marca icónica, que ha conseguido durante sus 98 años de historia, aunar el lujo con la deportividad, ahora, con el Bentley Bentayga Diésel, encontramos al SUV más exclusivo del mundo, una guía a seguir, para quien se atreva a construir un coche tan perfecto como lo es el Bentayga.

La historia de Bentley, tiene un denominador común, el hecho de que las mecánicas utilizadas han sido siempre motores de gasolina de 8 u 12 cilindros. Hoy, Bentley, renace con el Bentley Bentayga Diésel para hacerse así con el título del SUV más lujoso y rápido del mundo dotado de un motor V8 que desprende una potencia de 436 cv.

Tras la exquisita aceptación por un mercado en el que no redunda la crisis, el del lujo, Bentley anunció su pretensión de vender 3.600 Bentayga hasta finales de este año, pero su aceptación les ha llevado a marcar un reto de vender 5.200 unidades, lo que se traduce para los de Crewe en todo un éxito con sus dos variantes de este lujoso y exclusivo SUV. Con estas cifras, Bentley pretende alcanzar por cuarto año consecutivo una cifra récord de 10.000 unidades, entre todos los modelos de su gama, para todos los países en los que está presente, que son un total de 58, aunque no estará latente en marcados como el americano o el chino.

Bentley, ha conseguido con el Bentayga entrar de lleno en el exclusivo segmento de los SUV, tan de moda hoy en día, entre un público más acentuado y dirigido hacia el lifestyle que al mundo del motor. Por ello, el Bentayga, no es solo un SUV, sino un sello de identidad sin competidor alguno por lo exclusivo que llega a ser y que, sin duda alguna, puede alardear de ser el SUV no solo más lujoso sino el más potente y rápido de todo el mercado.


Bentley Bentayga Diesel - Foto: Luxury News

El cliente de Bentley, es una persona que busca la exclusividad en un coche, además de buscar, algo que Bentley ha sabido transmitir muy bien en todos sus modelos, y es, esa atemporalidad de su línea y diseño, que, con el paso de los años, ha soportado muy bien el avance de la competencia, como sería un claro ejemplo el Continental GT.

Todos nos hacemos la misma pregunta, que tiene una fácil respuesta; ¿Por qué ha hecho Bentley un automóvil con un motor diésel? Por la misma razón que introdujo las versiones V8 y V8S en toda su gama a excepción del Mulsanne, para rejuvenecer a su clientela y entrar de una forma más dinámica en un nuevo mercado dónde la demanda de este tipo de vehículos está en un claro auge.

Su precio de partida es de 202.000€ sin equipamiento extra, así que hablamos de 40.000€ menos que la versión con motor de gasolina y el motor W12, que ya tuvimos ocasión de poner a prueba en esta redacción hace unos meses. Como buen Bentley, puede personalizarse hasta conseguir un modelo totalmente único gracias al alto nivel de equipamiento y acabados disponibles, entre ellos, la línea Mulliner.

Bentley Bentayga Diesel - Foto: Luxury News

Gracias a la cortesía del Concesionario Bentley Barcelona, nos hemos puesto al volante del primer Bentayga Diésel que ha recibido nuestra ciudad, y que prácticamente hemos tenido además la ocasión de estrenar. Por ello, nuestra prueba la realizamos casi por entera en asfalto, sin querer sin querer acceder a meterlo en alguna pista de montaña, algo que ya hicimos en la prueba del Bentayga W12 que ya publicamos hace unos meses.

Con una talla de 5,12 metros de longitud y una distancia entre ejes de casi 3 metros, el interior del Bentayga es capaz de albergar hasta 7 ocupantes como es el caso de nuestra unidad de pruebas, a la vez que el exterior rezuma grandeza por los cuatro costados.


Bentley Bentayga Diesel - Foto: Luxury News

Las plazas traseras son igual de cómodas que las delanteras, ofreciendo en este caso tres plazas para tres adultos que disponen como no, de su propio espacio de climatización independiente, que pueden activar, mediante un exclusivo mando que se encuentra situado sobre el túnel de transmisión, desde el que además de pueden ver algunos datos de conducción del Bentayga.

Nuestro Bentley, disponía de la tercera fila de asientos, lo que resta la capacidad del maletero una vez están alzados, llevándola hasta los 215 litros, mientras que en condiciones normales disponemos de 484 litros y con los asientos traseros abatidos de una capacidad de carga total de 1.774 litros. Para abatir o sacar estos asientos, tan solo es preciso pulsar dos botones que encontramos en el maletero y de forma automática los asientos emergen o se esconden el piso del mismo.

Tras el volante, multifunción que incorpora las levas para accionar el cambio de forma secuencial, encontramos un cuadro de mandos de nueva concepción, donde dos esferas separadas por un display tft, ofrecen información sobre los modos de conducción la navegación, el sistema de audio o el ordenador de a bordo. Bajo las salidas de aire del centro de la consola y sus originales tiradores que permiten su apertura, encontramos una pantalla táctil de 8”, desde la que se maneja todo el sistema de info entretenimiento, así como la distribución del aire del climatizador, el equipo de sonido o diversos parámetros de configuración del coche.

Bajo los mandos del climatizador bizona, encontramos la consola central, que esta presida por el selector del cambio automático, y tras este, encontramos el mando para seleccionar los diferentes modos de conducción, así como para accionar la suspensión neumática y el control del descenso en pendientes.



Bentley Bentayga Diesel - Foto: Luxury News

En lo que a equipamiento se refiere, es el Bentley más tecnológico de toda la gama, por ello, elementos como el Head-Up Display a color, el sistema de visión nocturna, las cámaras de 360º o el sistema de mantenimiento de carril, son elementos nuevos para la marca que encontramos en el Bentayga. A parte de estos más destacados, encontramos también asistente de arranque en subidas, ABS, EBD, TPMS, acceso y arranque sin llave, portón trasero eléctrico, cierre electroneumático de las puertas, detector de coches en ángulo muerto, WI-Fi y un disco duro de 60gb entre muchos otros elementos que pueden completarse con el equipamiento opcional para dejar un Bentayga único.

En la parte trasera, encontramos de forma opcional, dos pantallas de 10,2 pulgadas, desde las que los pasajeros, no solo podrán ver películas, escuchar música o ver los datos de la navegación del coche, sino que podrán acceder a diferentes aplicaciones para entretenerse mientras viajan en esta para del Bentayga.

Bajo el capó encontramos una obra de ingeniería, que a mayor abundamiento es la misma que utiliza su pariente no tan lejano, el nuevo Audi SQ7. Hablamos de un poderoso motor de 4.0 litros, V8 TDI, que desarrolla una potencia de 435 cv y una cifra de par motor de 900 Nm, la misma que la versión W12, disponible desde las 1.000 y hasta las 3.250 rpm, lo que se traduce en un motor elástico que dispone prácticamente de todo su potencial durante todo su régimen de giro.

Una de las innovaciones de este motor es la integración de un compresor eléctrico cuya función es anular el habitual vacío generado por los turbos tradicionales, a la vez que suma dos turbos compresores que entran en funcionamiento entre las 2.000 y las 2.500 rpm, para permitir que no haya baches de potencia mientras subimos el motor de vueltas.

Con esta potencia, y su increíble par motor, el Bentayga Diésel demuestra una soltura increíble a la hora de lanzarse, y aun lastrando casi 2,5 toneladas de peso, la sensación de aceleración que tienes al volante es descomunal, casi la misma, que con la variante del motor W12 de gasolina.

Esta mecánica está asociada a una caja de cambios ZF de 8 velocidades, que cuenta con el sistema auto Start/stop y navegación a vela para optimizar así al máximo las cifras de consumo. Ofrece unos cambios rápidos y precisos en modo automático y dispone de dos modos de conducción, uno de ellos dirigido a su utilización en modo más deportiva, que permite, además, utilizar el cambio de forma secuencial con las levas que encontramos tras el volante.

Sus prestaciones son una declaración de intenciones desde la marca, que quiere dejar muy claro, que, aunque el Bentayga monte un motor diésel, no por ello, sus cifras como la de aceleración de 0 a 100 km/h en 4,8 segundos son propias de un Bentley. La velocidad punta en esta versión es de 270 km/h, suficiente para un coche de estas dimensiones.

En lo que a consumo se refiere, Bentley ha conseguido homologar unos discretísimos 7,9 litros a los 100 km y unas emisiones de CO2 de 210 g/Km, siendo unas cifras sin precedentes dentro de la marca. Durante nuestra prueba solo nos acercamos en autopista y a velocidad de crucero de 100 km/h a esta cifra homologada, y al final sacamos una media de 11,7 litros, teniendo en cuenta, que también sacamos lo mejor de este poderoso V8 durante el tiempo que estuvimos conduciendo de forma un tanto más deportiva.

Cuando pones en marcha el motor, el ruido en el interior es prácticamente imperceptible, a la vez que no hay ningún tipo de rumorosidad que te haga pensar que llevas entre mano un Bentley con motor Diésel.

Tras conducir unos kilómetros por carretera, lo primero que aprecias es que es un gran viajero, un coche con el que te pasarías conduciendo durante muchos kilómetros sin acusar cansancio, disfrutando de la esencia de un Bentley y disfrutando del confort que ofrece un conjunto pensado para ello. A veces, incluso tienes la sensación de estar totalmente aislado del exterior, más si cabe, si el equipo de sonido está firmado por Naim.

El sistema de escape, forma parte de las ingeniosas soluciones que Bentley ha aportado para conseguir un silencio total cuando rueda, a la vez que gracias al sistema de reducción catalítica selectiva se reduce considerablemente la emisión de CO2, soluciones que no solo son para gozar de una fina y refinada conducción sino también para cuidar el medioambiente.

El motor ofrece un empuje descomunal, prácticamente desde el 2.000 rpm, y durante todo su régimen de giro, así que las rectas, las vas consumiendo en un abrir y cerrar de ojos. La capacidad de recuperación que tiene, es muy similar a la de su hermano mayor el W12, gracias en parte, a que los dos disponen del mismo par motor.

Para garantizar un paso por curva firme y con tracción, el Bentley Bentayga Diésel aporta un  sistema eléctrico de 48 voltios, que no solo alimenta el compresor volumétrico del motor, sino que acciona también el sistema anti balanceo activo que encontramos en el tren trasero, lo que merma las inercias a la hora de trazar curvas cerradas y reviradas, algo, que evidentemente no es fácil de apaliar, teniendo en cuenta el lastre de este coche y su inconmensurable medida, aun así, ofrece un paso por curva elevado, con un agarre y una capacidad de tracción sorprendente.

Dos elementos son clave, para gobernar al Bentayga, la dirección asistida eléctricamente, y el sistema de tracción integral permanente a las cuatro ruedas, que dispone de un diferencial central Torsen que hace un reparto del par con un porcentaje inicial de un 40/60 entre las ruedas delanteras y traseras.

Conducir el Bentayga, puede ser una tarea de pilotaje, si empiezas a experimentar con el selector de modos de conducción, que permitía escoger entre 4. Opcionalmente, podemos equipar al Bentayga Diésel con 8 modos de conducción siendo 4 de ellos, específicos para el uso fuera del asfalto, y que ya tuvimos ocasión de comprar en la prueba del W12.  

El sistema de suspensión neumática, dispone de cuatro modos diferentes para su utilización, variando la altura del coche bajo demanda del conductor, o bien de forma automática, pues funciona al unísono con el sistema de modos de conducción, Bentley Dynamic Ride, así que la suspensión de adapta de forma automática en función de la conducción o el firme por el que circulamos.

Tras ponernos al volante del SUV más exclusivo del mundo, solo podemos decir que todo lo que hace Bentley, es simplemente, extraordinario. Muy pocas son las marcas, que con 98 de historia, siguen latentes en este exigente mundo, en el que aunar el lujo, la exclusivdad y la deportividad, no es cosa fácil.

Escrito por, Miguel Angel Solá

Agradecimientos


Ultima modificacion el Miércoles, 02 de Agosto de 2017 12:25

VILLAS de LUJO en VENTA o ALQUILER


 

Reportajes LUX10

 

Pruebas de coches de ciudad: MINI Clubman Cooper SD

La versión que hemos tenido ocasión de probar, es la Cooper SD, con el motor de 4 cilind...

 

Pruebas de coches en circuito: Lotus Evora 400

Esta ha sido la tercera unidad de Lotus Evora que tenemos la ocasión de poner a prueba,...

 

Pruebas de coches híbridos: Volkswagen Passat Variant GTE

Tras años de ofrecer motorizaciones diésel y gasolina, y después de ver los resultado...

 

Pruebas de coches familiares: Audi A6 Avant 3.0 TDI 218 CV quattro S tronic S Line

Con un aspecto imponente, sobrio, elegante y deportivo a la vez, esta versión del A6 atra...

 

Pruebas de coches de ciudad: Audi A1 1.4 TDI

Nuestra unidad de pruebas equipaba el nuevo motor de tres cilindros 1.4 litros TDI de 90 c...

 

Pruebas de coches descapotables: BMW M4 Cabrio

Para realizar esta prueba quisimos hacer algo especial con el BMW M4 Cabrio, y para ello, ...

 

Pruebas de coches de tracción total: Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-tronic

El Audi TT, en cualquiera de sus versiones en un deportivo en toda regla, con el que la ma...

 

Comparativa Audi A4: Avant 2.0 TFSI 252cv quattro S tronic / 3.0 TDI 272cv quattro tiptronic / Avant 2.0 TDI Desing Edition

Hemos tenido ocasión de poner a prueba a tres modelos de esta actual generación, con dif...

 

Pruebas de coches: Audi RS7 Sportback

Hasta aquí, y por lo que os contamos, estamos frente a una berlina, diseñada y conferi...

 

Pruebas de coches familiares: Volkswagen Golf Alltrack 2.0 TDI 184 CV

Bajo el capó del Volkswagen Golf Alltrackencontramos el motor diésel más potente de la ...

 

Pruebas de coches: BMW 640d Gran Coupé

Bajo su alargado capó delantero, encontramos un motor de 6 cilindros en línea con tecnol...

Pensamientos

“Lo que puede ser dicho, puede ser dicho con toda claridad y de lo que no se puede hablar mejor es callarse.”(WITTGENSTEIN)

“Una cosa es lo que conozco, otra lo que sé que conozco y otra lo que puedo utilizar de lo que conozco.”(RUBERT DE VENTOS)

"Ser bueno no es sinonimo de ser idiota.Ser bueno es una virtud que algunos idiotas no entienden".

"Si la mente esta ocupada con pensamientos positivos, es más dificil que el cuerpo enferme". (Dalai Lama)