Reloj Chopard The Empress Watch, La majestuosidad del Imperio de los Zares Destacado

Califica este tema
(1 voto)

Sueños y aromas de un Imperio: la belleza de siempre solo espera un beso en la frente para desplegar sus sortilegios aquí y ahora. En su nueva edición de The Empress Watch Chopard se ha sumergido en los fastos de la Rusia Imperial para crear un reloj extraordinario, entretejiendo las referencias históricas y el saber hacer de última generación que distingue a la manufactura relojera y a los talleres de Alta Joyería de la Casa. Un aire majestuoso que rinde homenaje al espíritu imperial en toda su grandeza y sus dimensiones épicas.

Reloj Chopard The Empress Watch

Detalles Técnicos
The Empress Watch – Edición limitada de 8 piezas


Caja
Oro blanco de 18k 
Diámetro total                                 38,00 mm
Grosor (tapa incluida)                            15,50 mm
Sumergible a                                    30 metros
Completamente engastado de diamantes            
Corona de oro blanco de 18k engastada de diamantes y dos rubíes 6mm
Tapa engastada de diamantes, perlas y rubíes, con sistema de apertura mediante presión sobre la corona
Cristal de zafiro anti reflectante 
Fondo abierto grabado a mano

Movimiento
Mecánico de carga automática                         L.U.C 96.23-L3
Diámetro total                                27,40 mm
Número de piedras             29 rubís
Frecuencia            28'800 A/h
Reserva de marcha         alrededor de 65 horas
Puentes y platina de oro blanco de 18k, decorados en grabado fleurisanne con motivos de hojas de roble y bellotas. Micro rotor de platino grabado a mano.

Esfera y agujas
Esfera de oro con el fondo en guilloché esmaltado rojo con un motivo Imperiale esmaltado en el centro, grabado a mano y engastado de diamantes.
Agujas de las horas y los minutos en el centro, rodiadas, con forma de espada
Índices engastados de diamantes

Correa
Correas a elegir: de tejido rojo drapeado, de tejido rojo con el motivo IMPERIALE y cuero o de piel de aligátor roja 
Hebilla desplegable de oro blanco de 18k con la forma del motivo IMPERIALE y engastada de diamantes


Ref. 384902-1001 – edición limitada de 8 piezas

The Empress Watch es la fuerza narrativa de los grandes mitos proyectados en la modernidad. La joya de la corona de la línea IMPERIALE revisita cada dos años los grandes imperios de la historia para crear la versión más sofisticada de esta colección. Quintaesencia de los saber hacer de la manufactura, representa el testimonio de toda su diversidad y muestra toda la experiencia de los oficios artísticos del relojero-joyero. Tras el homenaje a Bizancio y a la magia de Oriente, y después de los encantos solares de la civilización Inca, Caroline Scheufele, copresidenta y directora artística de Chopard e incansable viajera, se ha dejado llevar por el rebosante imaginario de la Rusia Imperial para crear un objeto artístico de una increíble riqueza poética y de un deslumbrante saber hacer artístico y técnico. 

Cuando los códigos de la elegancia contemporánea se hacen eco de la majestad imperial es evidente que se nos está ofreciendo un gran clásico. Eminentemente femenina, la colección IMPERIALE destaca por la riqueza y la delicadeza de sus detalles. Completamente rediseñada en 2010, se ha convertido en una línea icónica de la relojería femenina en Chopard. En 2011 el reloj IMPERIALE inspiró una colección de joyas de elegante sofisticación. Los entrelazados de encaje recortan el noble perfil de un motivo decorativo que evoca a los bordados de las colgaduras y los almohadones sobre los que los monarcas tenían por costumbre colocar sus símbolos. Presente en cada una de las colecciones de The Empress Watch y en toda la colección de relojes y joyas IMPERIALE, este motivo confiere a la línea su fuerza de carácter y su imponente porte. 

La corona de los zares, símbolo del poder imperial
Durante 144 años vio sucederse en el trono de Rusia a emperatrices y emperadores. Fue el símbolo absoluto de su poder, el emblema de su reinado. La corona imperial de Rusia fue la joya del Imperio de los Zares: ella representaba toda la fuerza, la grandeza y los fastos del Imperio del que eran soberanos absolutos.  En 1762 y con motivo de la coronación de Catalina II, «Catalina la Grande», se encargó la corona imperial a un joyero de la corte, Jérémia Posier. Esplendor, cultura, lujo, solemnidad – todas estas cualidades representan al Imperio Ruso, cuya corona fue la indiscutible imagen.

Objeto de poder y de pompa, la corona debía de ser, ante todo, de una belleza y de una riqueza ornamental sin igual. Su forma tradicional está inspirada en los modelos bizantinos: dos hemisferios, delimitados de un lado a otro por una hilera de perlas, que representan al imperio romano de oriente a occidente. En su centro, una guirnalda de hojas está coronada por una espinela de 398,72 quilates, adornada con una cruz como referencia a la fe cristiana. La parte interna de la corona está recubierta de terciopelo rojo. En total, 5000 diamantes cubren la corona imperial con un delicado engaste gráfico y vegetal. 

Interpretar este símbolo de majestad, de grandeza y de belleza, surgido de la nobleza del gesto de la mano, del corazón de la artesanía más antigua, en el seno de un repertorio de códigos contemporáneos, es el increíble desafío que Chopard ha asumido magistralmente. Para la edición 2018 de The Empress Watch los talleres han creado un excepcional reloj secreto, un auténtico objeto artístico lleno de historia y de cultura y que se extiende hasta el corazón de la imaginería del imperio ruso. Adornada con un delicado juego de arabescos, la tapa perforada está engastada de diamantes y de perlas y en su centro se encuentra un rubí. Los entrelazados de encaje tridimensional permiten adivinar, como un tapiz que despliega el paisaje de una epopeya, el púrpura imperial que es la cuna de esta joya. En el centro del bisel, también engastado de diamantes, se despliega una suntuosa esfera de esmalte «Grand Feu» cuya realización ha requerido más de veinte horas de trabajo. En su corazón se encuentra grabado a mano el motivo emblemático de la colección IMPERIALE adornado de diamantes. En cuanto a la caja de oro blanco de 18k, esta alberga en su seno un tesoro: un movimiento automático L.U.C 96.23-L3 completamente concebido, desarrollado y decorado a mano, siguiendo técnica del grabado fleurisanne, en el seno de los talleres de la Manufactura Chopard en Fleurier. Una obra que recurre a la genialidad de las manos de los artesanos artistas, que para este reloj han necesitado nada menos que 46 horas de trabajo.

Los oficios artísticos elevados a su más alto nivel por los talleres de Chopard
En la encrucijada entre belleza y precisión, en la más pura tradición de la Casa Chopard, los relojes secretos reúnen lo mejor de la Alta Relojería y de la Alta Joyería. The Empress Watch es el testimonio del virtuosismo de los artesanos implicados en su realización, así como de la genialidad esencial para su concepción, bajo el alto patrocinio de Caroline Scheufele. Este reloj excepcional rinde homenaje a dos técnicas singulares que ilustran la excelencia de los oficios artísticos del relojero-joyero. El esmalte «Grand Feu» que adorna la esfera del reloj lo hace inalterable. Esta técnica, que data del siglo XVII, es una de las más difíciles y delicadas de dominar y solo unos poquísimos artesanos consiguen este nivel de exigencia. El artesano no pinta el diseño directamente sobre el reloj, sino que aplica varios óxidos sobre la esfera de oro. La técnica consiste en someter varias veces a la esfera a temperaturas de 900°C para hacer que el motivo y los colores vayan apareciendo poco a poco. Después, la esfera se pule a mano para borrar las microburbujas que se han formado en su superficie. Y, para terminar, una última capa, denominada fundente o fuego de glaseado, cuece un esmalte transparente que le confiere un brillo y una luminosidad incomparables.

Esta cuna de la relojería que es Fleurier ha visto nacer a muchos oficios artísticos que hoy en día tienden a hacerse cada vez más raros.  Chopard ha decidido seguir manteniendo vivas estas tradiciones, esta herencia cultural y estética. El grabado fleurisanne forma parte de estas técnicas del arte decorativo que encarnan un componente del patrimonio relojero: en el siglo XIX supuso el esplendor de los relojeros de la región, cuyos relojes así trabajados se hicieron enormemente conocidos, incluso en China. Chopard le devuelve sus cartas de nobleza a través de The Empress Watch. Su movimiento de oro blanco está grabado con la técnica del grabado fleurisanne en hojas de roble y bellotas, un motivo inspirado por la corona de hojas que adorna la corona imperial de Rusia. Este saber hacer tan especial destaca especialmente por sus motivos en relieve. El grabador aparta el motivo que desea que aparezca; después, la superficie preservada se graba y se pule para obtener un efecto brillante. Alrededor del motivo, el fondo se puntea punto a punto para darle una apariencia granada. Para dominar este lento proceso, que exige una extremada habilidad, Chopard ha formado internamente a unas expertas manos con el fin de que puedan perpetuar este saber hacer tradicional y continuar – mediante la combinación de las técnicas, la conjugación de los talentos y el recuerdo – la belleza eterna que el Imperio de los Zares nos ha dejado en herencia.

Ultima modificacion el Sábado, 13 de Octubre de 2018 17:04

Reportajes LUX10

 

Pruebas de coches de ciudad: MINI Clubman Cooper SD

La versión que hemos tenido ocasión de probar, es la Cooper SD, con el motor de 4 cilind...

 

Pruebas de coches en circuito: Lotus Evora 400

Esta ha sido la tercera unidad de Lotus Evora que tenemos la ocasión de poner a prueba,...

 

Pruebas de coches híbridos: Volkswagen Passat Variant GTE

Tras años de ofrecer motorizaciones diésel y gasolina, y después de ver los resultado...

 

Pruebas de coches familiares: Audi A6 Avant 3.0 TDI 218 CV quattro S tronic S Line

Con un aspecto imponente, sobrio, elegante y deportivo a la vez, esta versión del A6 atra...

 

Pruebas de coches de ciudad: Audi A1 1.4 TDI

Nuestra unidad de pruebas equipaba el nuevo motor de tres cilindros 1.4 litros TDI de 90 c...

 

Pruebas de coches descapotables: BMW M4 Cabrio

Para realizar esta prueba quisimos hacer algo especial con el BMW M4 Cabrio, y para ello, ...

 

Pruebas de coches de tracción total: Audi TTS 2.0 TFSI quattro S-tronic

El Audi TT, en cualquiera de sus versiones en un deportivo en toda regla, con el que la ma...

 

Comparativa Audi A4: Avant 2.0 TFSI 252cv quattro S tronic / 3.0 TDI 272cv quattro tiptronic / Avant 2.0 TDI Desing Edition

Hemos tenido ocasión de poner a prueba a tres modelos de esta actual generación, con dif...

 

Pruebas de coches: Audi RS7 Sportback

Hasta aquí, y por lo que os contamos, estamos frente a una berlina, diseñada y conferi...

 

Pruebas de coches familiares: Volkswagen Golf Alltrack 2.0 TDI 184 CV

Bajo el capó del Volkswagen Golf Alltrackencontramos el motor diésel más potente de la ...

 

Pruebas de coches: BMW 640d Gran Coupé

Bajo su alargado capó delantero, encontramos un motor de 6 cilindros en línea con tecnol...

Pensamientos

“Lo que puede ser dicho, puede ser dicho con toda claridad y de lo que no se puede hablar mejor es callarse.”(WITTGENSTEIN)

“Una cosa es lo que conozco, otra lo que sé que conozco y otra lo que puedo utilizar de lo que conozco.”(RUBERT DE VENTOS)

"Ser bueno no es sinonimo de ser idiota.Ser bueno es una virtud que algunos idiotas no entienden".

"Si la mente esta ocupada con pensamientos positivos, es más dificil que el cuerpo enferme". (Dalai Lama)